¿Estamos dominados por los algoritmos? 

En los medios de comunicación una de las palabras que despierta inquietud es “algoritmo”. Se nos dice que controlan nuestras vidas, hasta conocen nuestros comportamientos íntimos pues ellos saben dónde estamos en cada momento, lo que hablamos, las búsquedas que hacemos, a qué ponemos “likes”. Su empleo esta eliminando muchos trabajos, basta observar la cantidad de gestiones que realizamos desde nuestro teléfono móviles en la que antes intervenían personas. Las redes sociales están controladas por megamillonarios que a través de sus algoritmos supuestamente pueden orientar nuestras opiniones y nuestra visión del mundo.

Algunos lo llevan más lejos y piensan que lo que se conoce como inteligencia artificial o IA, que realmente son algoritmos, de alguna forma pueden hacerse autónomos e independizarse de sus creadores. Quienes así piensan no son solo “conspiranoicos”, ya que algunos científicos de gran renombre como Stephen Hawking advierten de este riesgo. Pero los algoritmos no han surgido en los últimos años, en la Grecia Clásica, con Euclides, se pusieron las bases de los algoritmos actuales.

Este fascinante tema es la que le dedicamos el programa de hoy de Eureka realizado por Guillermo Sánchez.

Puedes descargar el podcast en Radio USAL AQUÍ o en IVOOX 

La historia de la química y los elementos.

Chemistry: A Volatile History es una serie de documentales de la BBC sobre la historia de la química presentado por Jim Al-Khalili. Fue nominada para los Premios de Televisión de la Academia Británica 2010 en la categoría Specialist Factual.

EPISODIO 1: Descubriendo los Elementos 

https://ok.ru/video/1431295560283

Sólo en los últimos 200 años hemos sabido qué es un elemento : una sustancia que no puede descomponerse más mediante una reacción química. Los antiguos griegos, sin forma de abrir sustancias, solo podían basar sus ideas de los elementos en lo que podían ver: Tierra, Fuego, Agua y Aire. En el siglo XVI, los alquimistas estaban ocupados tratando de convertir metales básicos como el plomo en oro. Fue el alquimista y cirujano suizo Paracelso quien primero desafió la idea griega antigua de los cuatro elementos .

Episodio 2: El Orden de los Elementos 

https://ok.ru/video/1430445296219

A principios del siglo XIX sólo se habían descubierto 55 de los 92 elementos naturales. Los científicos no tenían idea de cuántos más podrían encontrar, o incluso si había un número infinito de elementos. También trataron de responder a una pregunta fundamental, a saber: ¿existe un patrón en los elementos?

Episodio 3: El poder de los elementos

https://ok.ru/video/1431354542683

Solo 92 elementos se combinan para formar todos los compuestos de la Tierra. El hierro, cuando se combina con cromo, carbono y níquel, produce acero inoxidable . El vidrio está hecho de silicio y oxígeno.

Desde tiempos prehistóricos, las personas se han involucrado en la ‘química de baldes’: agregando todo tipo de productos químicos, solo para ver qué sucede. Como resultado, muchos de los primeros descubrimientos en química fueron accidentales.

Historia de las ideas científicas.

L. Moledo y N. Olszevicki. Historia de las ideas científicas: de Tales de Mileto a la Máquina de Dios. Buenos Aires:  Planeta Argentina, 2014.

VISTA PREVIA

Este libro, la primera historia general de la ciencia ensayada en la Argentina en los últimos cincuenta años, es la narración del esfuerzo intelectual del hombre por comprender el mundo en el que le tocó vivir, desde aquel lejano momento en que logró dominar el fuego mediante el golpe inteligente de dos piedras de sílex hasta la Máquina de Dios, el gigantesco proyecto que indaga las profundidades de la materia.

A través de un recorrido salpicado de anécdotas, poemas, milongas, escenas teatrales y viajes en el tiempo, el lector podrá comprender los grandes momentos de las ideas científicas: el heliocentrismo de Copérnico, la teoría del movimiento de Galileo, la ley de gravitación de Newton, la teoría de la evolución de Darwin, la teoría de la relatividad de Einstein, el big bang, la mecánica cuántica… Y así siguiendo. No se trata, sin embargo, de una epopeya protagonizada por héroes. Trazando linajes que articulan el pensamiento antiguo con el medieval, el medieval con el moderno y el moderno con el contemporáneo, los autores reconstruyen los hilos que forman nuestra cosmovisión actual y, así, logran despojar a la ciencia de su carácter solemne y mostrar su historia como un interminable y luminoso diálogo.

Leonardo Moledo y Nicolás Olszevicki han escrito un libro apasionante, que se lee con fruición, como las mejores novelas de aventuras. Historia de las ideas científicas no está pensado para especialistas. Es, más bien, un texto ideal para todo aquel que alguna vez se haya inquietado, como lo hicieron los protagonistas de esta historia, por el funcionamiento del mundo que lo rodea.

«Yo soy uno de los muchos que esperábamos que los fascículos que Leonardo Moledo –con la coautoría de Nicolás Olszevicki– publicó en Página/12 se reunieran en un libro. Por fin, nuestro deseo se realiza, y además se interpreta así la voluntad de los fascículos, que quieren juntarse y juntos vivir y decir. El libro es una hazaña doble: prueba que la ciencia puede ser muy seria sin perder el sentido del humor, y además, por si eso fuera poco, aunque el libro se lea de un tirón, perdurará siglos en el lector.» Eduardo Galeano

Ciencia, técnica y tecnología en la historia.

A. Juanes Cortés (coord.), D. Justo Sánchez (coord.), C. Sáez González (coord.), F. Vicente Santos (coord.), Ciencia, técnica y tecnología en la historia, Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2021.

ACCEDER AL PDF

El ser humano ha desarrollado la ciencia, la técnica y la tecnología con el principal objetivo de mejorar sus condiciones de adaptación al medio que le ha rodeado en los diferentes momentos del pasado. Al mismo tiempo, determinados inventos o teorías científicas inicialmente concebidas como hitos en pro de la humanidad han terminado por revelarse de forma opuesta a la pretendida. Dada la influencia que han tenido tales disciplinas en el progreso histórico, era necesario conceder un espacio apropiado de discusión e intercambio científicos en el que abordar el desarrollo de todas aquellas innovaciones que se han producido a lo largo de la historia y su papel en el transcurso de esta. Al fin y al cabo, la propia producción de tales avances tuvo un impacto real en el devenir humano y sentó las bases del futuro, nuestro presente.

El matemático impaciente: Charles-Marie de La Condamine y la modernización científica

HERNÁNDEZ ASENSIO, Raúl. El matemático impaciente : La Condamine, las pirámides de Quito y la ciencia ilustrada (1740-1751). Nouvelle édition [en ligne]. Lima : Institut français d’études andines, 2008 (généré le 06 septembre 2021). DOI : https://doi.org/10.4000/books.ifea.6132. ACCEDER AL LIBRO.

FUENTE: Folio Complutense

Este libro, en acceso abierto, trata sobre el matemático francés Charles-Marie de La Condamine y su empeño por levantar en la llanura de Yaruquí, cerca de Quito, un monumento conmemorativo de la expedición enviada por la Academia de Ciencias de París al virreinato del Perú, para medir el valor de un grado de meridiano terrestre y de esta manera poner fin al problema de la forma de la Tierra, que había obsesionado a los científicos europeos durante casi cien años.

Sus rivales son los tenientes de navío Jorge Juan y Antonio de Ulloa, encargados por la corona española de acompañar a los sabios franceses durante su estancia en América, quienes consideraban que las pirámides que La Condamine quería levantar eran injuriosas para la monarquía española, por lo que debían ser destruidas, para evitar que la memoria de su existencia llegase a Europa y perpetuase durante siglos una interpretación errónea de la historia.

En el libro encontramos cinco temas que se cruzan transversalmente a lo largo de sus páginas

  • En primer lugar , el autor analiza la no linealidad de los procesos de modernización científica. La bibliografía reciente demuestra que la transición hacia la ciencia moderna, tal como la conocemos hoy en día, es el resultado de la interacción de múltiples vectores, culturales, sociales, intelectuales, técnicos, etc., que no necesariamente se desarrollan de manera sincrónica.
  • El segundo tema es la aparición entre 1730 y 1750 de un conjunto de discursos que redefine las relaciones entre centro y periferia. Las expediciones geodésicas son parte de un proceso mucho más amplio de redescubrimiento europeo del mundo que atraviesa todo el siglo XVIII. No solo se reactivan los viajes de exploración hacia zonas desconocidas del planeta, sino que también se pone en marcha una intensa campaña para mejorar el conocimiento de las regiones más cercanas a Europa o de las que habían sido colonizadas dos siglos antes, como es el caso de la región andina. La ciencia como paradigma de modernización y avance del progreso humano, establece una ruptura entre centro y periferia.  Nada lo evidenciará mejor que los argumentos esgrimidos por La Condamine contra Juan y Ulloa durante su estancia en Quito.
  • Relacionado con lo anterior, el tercer tema que atraviesa el libro es la definición del científico como personaje social. El periodo ilustrado supone una trasformación radical en las relaciones entre ciencia y sociedad. Aparecen nuevos modelos de científico, al tiempo que se plantea un gran número de debates sobre su papel en la sociedad.
  • El cuarto tema es la influencia del contexto político, social y cultural en la generación de estilos nacionales de práctica científica en España y Francia.
  • Se refiere el quinto tema del libro, al papel de la ciencia en la aparición durante el siglo XVIII de nuevas narrativas sobre la identidad colectiva y la nación, tanto en Europa como en América. El tránsito hacia la modernidad convierte la ciencia en una actividad altamente acreditada, que progresivamente comienza a introducirse en los discursos sobre el poder, el buen gobernante y la nación.

Charles-Marie de La Condamine, hombre de ciencia, explorador, naturalista, geógrafo y matemático. Militar de profesión, pronto centró sus intereses en las exploraciones geográficas. Participó en la expedición científica franco-española  de 1735 a Perú, organizada por la Academia de las Ciencias Francesa en París, que tuvo como finalidad  determinar la longitud del arco del meridiano terrestre. La expedición se instaló en Quito e inició sus trabajos en colaboración con ilustrados locales. Pese al éxito de la misión por los resultados científicos, La  Condamine se separó de sus colegas de viaje Louis Godin y Pierre Bouguer y realizó por su cuenta una expedición por el río Amazonas. Volvió a París en 1744, describiendo el resultado de sus hallazgos, entre los cuales está la primera descripción del curare, el caucho y la quinina. Propuso la apertura del Canal de Panamá.