The Ocean Cleanup : la tecnología contra el plástico de los ríos

Interceptor: la nueva idea de The Ocean Cleanup contra el plástico

INTERCEPTOR, el nuevo dispositivo diseñado por la compañía The Ocean Cleanup, tiene como objetivo abordar los ríos más contaminantes antes de finales de 2025. El objetivo es ambicioso, pero gracias a esta especie de barco recolector de basura, explican, sería posible conseguirlo.

De la investigación previa realizada por The Ocean Cleanup [VER AQUI], la compañía concluyó que aproximadamente 1.000 de los 100.000 ríos del mundo son los responsables de aproximadamente el 80% de la basura que llega a los océanos.

The Ocean Cleanup, la organización sin ánimo de lucro conocida por el desarrollo de tecnologías avanzadas para eliminar los plásticos de los océanos del mundo, ha dado a conocer recientemente su nueva invención para evitar el flujo implacable de contaminación plástica hacia el mar. El nuevo dispositivo, bautizado como The Interceptor, complementará la misión fundadora de la organización al atacar el flujo de basura plástica en su origen, la vasta red de ríos del mundo.

Según sus promotores el Interceptor es ecológico y esta 100% alimentado por energía solar. Posee varias baterías de litio que le permiten funcionar día y noche sin ruidos ni gases de escape. El sistema está anclado al lecho del río para utilizar el flujo natural de este y atrapar el plástico; y está diseñado para un funcionamiento autónomo las 24 horas, los 7 días de la semana, lo que elimina la necesidad de realizar trabajos manuales peligrosos.

El Interceptor es una solución escalable para atrapar la contaminación plástica de los ríos y se puede implementar en todo el mundo. Según sus promotores es capaz de extraer 50.000 kilogramos de basura al día, podría incluso llegar a 100.000 kilogramos al día en condiciones óptimas.

Su barrera flotante la cual se utiliza para dirigir la basura hacia el sistema de drenaje solo abarca parte del río; no interferirá con otras embarcaciones y no pondrá en peligro la seguridad o el libre movimiento movimiento de la fauna silvestre cuando opere en los ríos principales. También un ordenador de a bordo conectado a Internet registrará el rendimiento del sistema, el uso de energía y el estado de los componentes.

De momento se han construido cuatro Interceptores y dos de ellos ya están funcionando en Yakarta (Indonesia) y Klang (Malasia). Un tercer sistema está en Vietnam en vísperas de instalarse en Can Tho, en el Delta del Mekong, mientras que el cuarto, está destinado a desplegarse próximamente en Santo Domingo (República Dominicana). Pero todavía es una noticia mejor el hecho de que otros países como Tailandia o Estados Unidos hayan iniciado el proceso para desplegar un Interceptor cerca de Bangkok, o en Los Angeles respectivamente.

Boyan Slat, el joven creador de ‘The Ocean Cleanup’ y su sueño de limpiar los océanos

 

15 meses de cárcel por publicar un estudio ambiental.

Bülent Şık - Buscar con Google

Un ingeniero de alimentos turco y activista de derechos humanos fue sentenciado hace unos días a 15 meses de cárcel luego de publicar los resultados de un estudio que él y otros científicos habían realizado que vinculaba la contaminación tóxica con una alta incidencia de cáncer en el oeste de Turquía.

Bülent Şık, ex director adjunto del Centro de Investigación de Seguridad Alimentaria y Agrícola de la Universidad de Akdeniz, fue declarado culpable de revelar información «clasificada» después de que publicara los resultados como una serie de cuatro partes en un periódico turco en abril de 2018 [CONSULTAR AQUI]. «Bülent Şık cumplió su deber como ciudadano y científico, y utilizó su derecho a la libertad de expresión”, dijo su abogado, Can Atalay, en su declaración final antes de que un tribunal de Estambul dictara la sentencia.

El estudio fue encargado por el Ministerio de Salud de Turquía para ver si había una conexión entre la toxicidad en el suelo, el agua y los alimentos y la alta incidencia de cáncer en el oeste de Turquía. Trabajando durante 5 años, Şık y un equipo de científicos descubrieron niveles peligrosos de pesticidas, metales pesados ​​e hidrocarburos aromáticos policíclicos en múltiples muestras de alimentos y agua de varias provincias en el oeste de Turquía. También se descubrió que el agua en varias áreas residenciales no era segura para beber debido a la contaminación por plomo, aluminio, cromo y arsénico.

El científico defiende que las empresas que ignoran la salud humana y las instituciones públicas que no cumplen con sus obligaciones son las responsables de la contaminación y los daños a la salud que sufren las personas: «el cáncer también se importa junto con la basura plástica que contiene productos químicos tóxicos, pero los ciudadanos no conocen estos problemas». 

«Frente a los problemas sociales, las instituciones pueden permanecer en silencio, pero un científico no debe permanecer en silencio. La información contenida en el trabajo del Ministerio no solo identifica los problemas, también dice cómo resolver el problema de la contaminación química generalizada. 4 años después del final del trabajo de campo del Ministerio de Salud, anuncié los resultados parciales obtenidos del periódico Cumhuriyet Ha pasado un año y medio, y se han hecho muchas solicitudes del ministerio para explicar los resultados, y el ministerio ha permanecido en silencio, y su silencio ha aumentado su crimen.»

Suelos contaminados por radiactividad.

España carece de un inventario de suelos contaminados por radiactividad pese a que una norma de 2008 obliga al Consejo de Seguridad Nuclear a elaborar el catálogo. 

 

Los márgenes del Jarama esconden desde 1970 restos de un escape radiactivo clandestino | Sociedad | EL PAÍS

En enero de 2008 se aprobó el Real Decreto 35/2008 a través del que se modificó el reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas. En el preámbulo se destacaba, “como aspecto novedoso”, que con esa modificación se regulaba “el control de áreas contaminadas para dar solución al control de terrenos o recursos hidrológicos que, no perteneciendo a instalaciones reguladas por el Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas, se hayan visto afectados por contaminación radiológica”.

Ese fue precisamente el caso de los márgenes del canal de riego del Jarama en los que el franquismo enterró de forma clandestina los lodos contaminados por el vertido de la extinta Junta de Energía Nuclear (JEN). El vertido se inició en el Centro Nacional de Energía Nuclear Juan Vigón, ubicado en la Ciudad Universitaria de Madrid y que hoy es la sede del Ciemat. Estas instalaciones sí estaban consideradas como nucleares (había incluso un reactor experimental, origen del vertido). Pero las aguas tóxicas se colaron por las alcantarillas y salieron del recinto hasta el Manzanares, el Jarama y el Tajo. El rastro de contaminación se acumuló en los fondos del canal de riego y de ahí los técnicos sacaron la tierra y la enterraron en las zanjas.

El artículo 81 del real decreto de 2008 señala: “El Consejo de Seguridad Nuclear [CSN] elaborará un inventario de los terrenos o recursos hidrológicos de los que tenga conocimiento que se hayan visto afectados por contaminación radiológica, informando de ello a las autoridades competentes a los efectos oportunos”El CSN —heredero junto al Ciemat de la extinta Junta de Energía Nuclear (JEN)— conoce perfectamente que se produjo el vertido y el enterramiento de los lodos radiactivos a lo largo del canal. De hecho, en 2012 el área de Protección Radiológica Ambiental del CSN elaboró un informe relacionado con el futuro inventario de suelos contaminados que concluyó que se debe “realizar una caracterización más completa del alcance de la contaminación” en los enterramientos del Jarama. Pero la aprobación del inventario está paralizada.

En abril de 2010 se constituyó un grupo de trabajo entre el CSN, el entonces Ministerio de Energía y Enresa, la empresa pública encargada de gestionar los residuos radiactivos. En el transcurso de aquel proceso se elaboró el informe sobre el Jarama. El CSN llegó a redactar un borrador para un segundo real decreto en el que se establecían los criterios para declarar los suelos contaminados y poder hacer el inventario. Pero, una década después, el real decreto que permitirá tener ese catálogo aún no se ha aprobado.

Un portavoz del CSN señala que el borrador del real decreto que se redactó «asignaba al ministerio la responsabilidad de la declaración de un suelo como contaminado o como un suelo con restricciones de uso por razones radiológicas y, con ello, un inventario de esos suelos… Pero, finalmente, no se aprobó este proyecto de real decreto que implicaba modificar previamente la Ley sobre Energía Nuclear 15/1964», añade.


FUENTE: El País (16/09/2018)

Contaminación plástica

Resultado de imagen de Plastic Pollution pham
Plastic Pollution (2017). Francois Galgani ; Christopher K. Pham ; Julia Reisser ; etc. Frontiers Media SA . Book Series: Frontiers Research Topics ISBN: 9782889453306. 146 p.
DESCARGAR : PDF — EPUB

Millones de toneladas de plásticos son desechados, eliminados o abandonados en ambientes marinos y costeros cada año. Los «daños» causados por los desechos plásticos pueden dividirse en tres categorías generales, a saber: sociales (reducción del valor estético, seguridad pública), económicos (coste para el turismo, daños a los buques, pérdidas en las operaciones pesqueras, costos de limpieza) y ecológicos (mediante enredos, daños físicos a los hábitats y ensamblajes, ingestión, incluida la absorción de micropartículas, liberación de sustancias químicas asociadas y facilitación de la invasión de especies exóticas).

Por lo general, los plásticos constituyen la parte más importante de los desechos marinos, que a veces representan hasta el 100 % de los desechos en algunas zonas y pueden degradarse a micro y nano partículas. Estudios recientes sobre fuentes, transporte y distribución de plásticos oceánicos permitirán evaluar flujos y presupuestos en los océanos. Sin embargo, todavía faltan datos antes de que se pueda dar una estimación global. Además, aunque se ha informado de los efectos en algunos organismos marinos, se necesita más investigación para apoyar las iniciativas apropiadas a fin de contrarrestar otros efectos negativos en los ecosistemas marinos.

Los artículos presentados en el tema de investigación «Plastic Pollution» exploran principalmente la investigación interdisciplinaria más reciente y las principales preguntas alrededor de este tema. También ayuda a definir mejor las perspectivas y a mejorar nuestros conocimientos. Esto permitirá un apoyo científico para una mejor gestión de los residuos plásticos y ayudará a implementar políticas públicas eficientes.