‘Carboncoin’ : nuevo concepto para frenar las emisiones de CO2

carboncoin - Búsqueda de Google

Un estudio realizado por el DLR (Centro Aeroespacial Alemán) esboza desde hace unos años una nueva idea para la protección del clima. El elemento central es un recargo sobre el dióxido de carbono, que se impone al principio del ciclo del carbono.

 

Los investigadores de energía del Centro Aeroespacial Alemán (Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt; DLR) han desarrollado una nueva idea para la protección del clima como parte de un estudio. El elemento clave es un recargo sobre el dióxido de carbono, que se aplicará al principio del ciclo del carbono. Los productores de petróleo, gas natural, carbón y piedra caliza podrían verse obligados a almacenar estos materiales cerca de sus lugares de producción antes de venderlos. Esto podría hacerse física o virtualmente, usando una cripto-moneda.

A diferencia de mecanismos como los impuestos sobre el dióxido de carbono o los acuerdos sobre el comercio de emisiones, que se basan en leyes nacionales o reglamentos internacionales, el plan de contención del dióxido de carbono propuesto por el equipo del Instituto de Termodinámica de Ingeniería del DLR adoptaría la forma de un pacto mundial entre los ciudadanos y la industria.

En el primer escenario, las compañías almacenan su producción en vagones de ferrocarril cerca del lugar de producción durante un cierto período de tiempo. Sólo entonces se les permite introducir las materias primas en el ciclo económico. La inversión en la infraestructura necesaria – especialmente los vagones y las vías de ferrocarril – hará que los precios de los productos almacenados aumenten. El tiempo de almacenamiento dependerá de la materia prima en cuestión y de las emisiones de dióxido de carbono asociadas a su uso. Los investigadores del DLR proponen colocar códigos QR en la parte superior de los vagones para que el público pueda observar el proceso en acción. Estos códigos pueden ser fotografiados por satélite y la información relacionada con ellos puede ser accesible en una plataforma en línea. En este escenario, el recargo por el almacenamiento de gas natural durante un período de cuatro meses sería de aproximadamente 100 euros por tonelada de dióxido de carbono.

Escenario dos – contención del dióxido de carbono mediante la minería de criptocorriente. Debido al alto costo de los materiales para el almacenamiento físico, el equipo del DLR ha sugerido una modificación, sustituyendo la sobrecarga física por una cripto-moneda llamada ‘Carboncoin’, que esencialmente constituye una sobrecarga virtual. Una cripto-moneda es una moneda digital basada en estructuras matemáticas. Cada una de estas estructuras se llama moneda. Para obtener estas monedas virtuales, hay que “minarlas”, lo que implica tiempo, potencia de cálculo y electricidad para las granjas de ordenadores.

carboncoin - Búsqueda de Google

En el estudio, el DLR limita el número de Monedas de Carbono a un máximo de 600.000 millones. Esto corresponde a los 600.000 millones de toneladas de dióxido de carbono que todavía pueden ser emitidas mientras se mantiene el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados. El recargo virtual obliga a las empresas a extraer una Moneda de Carbono por cada unidad de materia prima vinculada a una tonelada de dióxido de carbono. La tecnología de cadenas en bloque, es decir, el almacenamiento de información sobre las monedas extraídas en el mayor número posible de lugares descentralizados de la red mundial, permite un alto grado de transparencia y control de este proceso.

La reducción del dióxido de carbono como incentivo económico para una mayor protección del clima, ya sea física o virtual, con un recargo sobre las emisiones de dióxido de carbono es una señal y representa un incentivo orientado al mercado para centrarse más en los recursos renovables y las tecnologías asociadas. El uso de materias primas fósiles se encarece, mientras que aumenta la viabilidad económica de las alternativas renovables que contribuyen a la descarbonización de los sectores de la energía y la movilidad.

Leer más: DLR

La energía renovable en el medio marino.

La energía renovable en el medio marino - Búsqueda de Google

Rusu, Eugen. Renewable Energy in Marine Environment. MDPI – Multidisciplinary Digital Publishing Institute, 2020.

DESCARGAR PDF

Los efectos del calentamiento global causado por el hombre son obvios y requieren nuevas estrategias y enfoques. El concepto de seguir como hasta ahora ya no es beneficioso. La extracción de energía renovable en el medio marino representa una solución viable y un camino importante para el futuro. Estos enormes recursos de energía renovable en mares y océanos pueden ser aprovechados, incluyendo el viento, las mareas y las olas.

A pesar de las dificultades iniciales relacionadas principalmente con los elevados riesgos de explotación en el duro entorno marino, las tecnologías recientemente desarrolladas son económicamente eficaces o prometedoras. Al mismo tiempo, quedan muchos desafíos por enfrentar. Estos son los principales temas a los que se dirige el presente libro, que está asociado al número especial de la revista Energies Journal titulado “Renewable Energy in Marine Environment”. Se incluyen documentos sobre novedades técnicas innovadoras, reseñas, estudios de casos y análisis, así como evaluaciones y documentos de diferentes disciplinas que son pertinentes para el tema. Desde esta perspectiva, esperamos que los resultados presentados sean de interés para los científicos y los que trabajan en campos conexos como la energía y el medio ambiente marino, así como para un público más amplio.

Comunicaciones de Onda Milimétrica (mmOnda)

Comunicaciones de Onda Milimétrica - Búsqueda de Google

Sanchez, Manuel García. Millimeter-Wave (mmWave) Communications. MDPI – Multidisciplinary Digital Publishing Institute, 2020. DOI: 10.3390/books978-3-03928-431-3

DESCARGAR PDF


La banda de frecuencia de ondas milimétricas (30-300 GHz) se considera un candidato potencial para albergar comunicaciones de muy alta velocidad de datos.

Utilizada primero para enlaces de radio de alta capacidad y luego para redes inalámbricas de banda ancha en interiores, el interés por esta banda de frecuencias ha aumentado a medida que se propone dar cabida a los futuros sistemas de comunicaciones móviles de 5G. El gran ancho de banda disponible permitirá una serie de nuevos usos para 5G. Además, debido a la gran atenuación de la propagación, esta banda de frecuencias puede ofrecer algunas ventajas adicionales en cuanto a la reutilización de las frecuencias y la seguridad de las comunicaciones. Sin embargo, es necesario abordar una serie de cuestiones para hacer viables las comunicaciones en onda milimétrica. Este libro recoge una serie de contribuciones que presentan soluciones a estos retos.

Sistemas de polímeros intrínsecamente biocompatibles

Biocompatible Polymer Systems - Búsqueda de Google

Kowalczuk, Marek M. [2020] Intrinsically Biocompatible Polymer Systems. MDPI – Multidisciplinary Digital Publishing Institute. 270 p. (Polymers) DOI: 10.3390/books978-3-03928-421-4
DESCARGAR


Sistemas de polímeros intrínsecamente biocompatibles.

La biocompatibilidad se refiere a la capacidad de un biomaterial para desempeñar la función que se desea con respecto a una terapia médica, sin provocar efectos locales o sistémicos indeseables en el receptor o beneficiario de esa terapia, pero generando la respuesta celular o tisular beneficiosa más apropiada en esa situación específica, y optimizando el rendimiento clínicamente relevante de esa terapia, que refleja los avances actuales en el ámbito de los sistemas de polímeros intrínsecamente biocompatibles.
Los biomateriales poliméricos se utilizan actualmente, por ejemplo, como dispositivos médicos implantables a largo plazo, sistemas de implante degradables, dispositivos intravasculares invasivos transitorios y, recientemente, como armazones de tecnología de tejidos. En este número especial se presentan documentos completos y comunicaciones breves en los que se destacan los aspectos de las tendencias actuales en la esfera de los sistemas de polímeros intrínsecamente biocompatibles.

Sensores y Edge AI.

Escrito y publicado en el blog de Juan M. Corchado

En la edición del mes de febrero  de la revista Global Corporate Venturing CVG, tuve la oportunidad de participar y ofrecer mi opinión sobre los usos y aportaciones de la inteligencia artificialmachine learning y el Internet of things.

Como sabemos, ya hay muchas plataformas informáticas de vanguardia desarrolladas por grandes empresas, que permiten la integración de gateways con enlaces inteligentes y la aplicación de IA en problemas complejos sin tener un gran conocimiento.

Con herramientas como Deepint.net el uso de esta tecnología se está multiplicando exponencialmente; no en vano, el interés en estas nuevas tecnologías queda pantente cuando en enero, Apple invirtió algo más de 200 millones de dólares en la adquisición y compra del Allen Institute for Artificial Intelligence, fundando Xnor.ai, compañía centrada en el equipamiento de dispositivos de bajo consumo integrando machine learning y tecnología de reconocimiento de imágenes.

Otros ejemplos de éxito son la incorporación de microchips con tecnología IA en sensores propiedad de AlStorm, la implicación clara y determinada de fabricación de sensores de imágenes por parte de TowerJazz o la colaboración entre el proveedor de cocinas Meyer y el fabricante de semiconductores Linear Dimension.

Nuestras previsiones son trabajar en la integración de tecnología IA en sensores en cerca del 50% de los proyectos relacionados con el Internet of things promovidos por Grupo de Investigación BISITE y AIR Institute.

Un pequeño resumen de la publicación y espero podáis leer el artículo completo. https://globalcorporateventuring.com/product/february-2020/ 

¿Qué es el AzTechSat-1?

El despegue de una nave espacial muy pequeña marca un gran logro para la primera colaboración entre la NASA y la Agencia Espacial Mexicana en un proyecto de órbita baja terrestreTambién es importante para el equipo de estudiantes en México que diseñaron y construyeron el satélite.

El llamado AzTechSat-1 verificará comunicaciones entre satélites para aplicaciones en el espacio y en la Tierra. Específicamente, “hablará” con una red de satélites de telecomunicaciones que está orbitando la Tierra y también contribuirá nuevos datos sobre esta estrategia de transmisión a desarrolladores de satélites pequeños, los denominados CubeSats.

Los CubeSats a menudo son construidos usando componentes disponibles comercialmente y son una manera económica de realizar investigaciones que contribuyen a los planes de la NASA para la exploración espacial humana, desde los fundamentos de la biología en microgravedad hasta el desarrollo de tecnologías para misiones espaciales.

De la misma manera que podrían hacerlo futuros experimentos con CubeSat, AzTechSat-1 enviará datos a Globalstar, una constelación de satélites usada para ciertas comunicaciones telefónicas y de datos de baja velocidad. Este tipo de solución que usa infraestructuras ya existentes permitiría a los investigadores descargar sus datos las 24 horas del día, en vez de las solo dos o tres veces diarias cuando el CubeSat mismo pase por encima. Esto podría ayudar a suministrar más datos en general y potencialmente incluso reducir los costos asociados a tener personal en las estaciones terrestres para comunicarse con misiones de satélites pequeños.

La misión AzTechSat-1 está dirigida por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) en Puebla, México. El proyecto está proporcionando a estudiantes y profesores una oportunidad para liderar y participar en su primera misión de vuelo espacial. El equipo multidisciplinario de estudiantes de la UPAEP fue asesorado por ingenieros y gerentes de proyectos en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, California. Los estudiantes y docentes aprendieron a usar las metodologías de la NASA para administrar proyectos de vuelo espacial e ingeniería de sistemas. Los estudiantes diseñaron, construyeron, pusieron a prueba y entregaron un CubeSat certificado para volar.

Los satélites pequeños, incluyendo los CubeSats, juegan un papel cada vez más importante en la exploración, demostraciones de tecnologías, investigaciones científicas y educacionales en la NASA, incluyendo: exploración espacial planetaria, observaciones de la Tierra, ciencia fundamental de la Tierra y del espacio, y el desarrollo de instrumentos científicos precursores en comunicaciones láser innovadoras, comunicaciones de satélite a satélite y capacidades de movimiento autónomo.

AzTechSat-1 fue lanzado el 5 de diciembre del 2019, a bordo de la 19ª Misión comercial de servicios de reabastecimiento de SpaceX para la NASA y fue entregado a la Estación Espacial Internacional, desde donde fue desplegado el 19 de febrero de 2020 para comenzar las operaciones de su misión. Es el primer satélite diseñado y construido por estudiantes en México que se lanza desde la Estación Espacial Internacional y es también el segundo satélite pequeño que México ha construido desde 1995.

Puede que AzTechSat-1 sea un pequeño cubo de tan solo diez centímetros por lado, pero la misión representa un futuro prometedor para los profesionales del espacio en México.

Hitos:

  • Diciembre 5, 2019: AzTechSat-1 despega hacia la Estación Espacial Internacional a bordo de la 19ª Misión comercial de servicios de reabastecimiento de SpaceX para NASA.
  • Febrero 19, 2020: Despliegue de AzTechSat-1 desde la estación espacial por medio del sistema de despliegue para CubeSats de NanoRacks y comienzo de las operaciones de su misión.
  • Junio 15, 2020 [programado]: Término de operaciones de la misión.
  • Agosto 10, 2020 [programado]: Reporte y conclusión del proyecto.

Aprende más:
Estudiantes mexicanos lanzan un nanosatélite a la Estación Espacial Internacional
NASA’s CubeSat Launch Initiative (en inglés)

Para investigadores:
AzTechSat-1 – Pagina de experimentos técnicos de la Estación Espacial Internacional (en inglés)


FUENTE: NASA

La “constelación” de Elon Musk ya tiene 240 satélites en órbita

La "constelación" de internet satelital de Elon Musk ya tiene 240 satélites en órbita - elEconomista.es
Falcon 9 de Space X

Space X ha lanzado este miércoles su tercer lote de 60 satélites Starlink. Se trata del segundo del año, lanzado desde la estación de Cabo Cañaveral en Florida, utilizando un cohete Falcon 9.

Después del lanzamiento que se hizo a principios de enero, SpaceX se convirtió en el operador privado de satélites más grande del mundo con 240 satélites en servicio para Starlink. 

Todo este proceso va encaminado a lanzar un nuevo servicio de internet de banda ancha para clientes de Estados Unidos y Canadá. Para finales de año, esperan lanzar a menos media docena más de cohetes y que el servicio esté disponible tras 24 lanzamientos.

Una vez que tenga suficientes satélites para proporcionar cobertura, Starlink proporcionará Internet de alta velocidad (capaz de entregar videollamadas y transmisiones fluidas) a áreas que anteriormente no habían tenido acceso a este tipo de servicio. Esto incluye ubicaciones remotas, así como cruceros y aviones, dice SpaceX. Se espera que Starlink entre en funcionamiento en la región norte de Estados Unidos y en Canadá a fines de este año, y se expanda hasta una cobertura global en 2021.

ELON MUSK Starlink - Búsqueda de Google

A pesar del avance que supone este proyecto y de las posibilidades que dará a millones de ciudadanos de todo el mundo al llevar internet a poblaciones remotas, no carece de consecuencias negativas.

Ha sido criticado por los astrónomos por el efecto que esta “constelación” de satélites está teniendo en la observación del cielo nocturno. Desde SpaceX se ha explicado que se está experimentando con un tratamiento de oscurecimiento en el lado de los satélites que miran a la tierra. Sostiene que ya se están evaluando los resultados con un satélite de prueba equipado con este recubrimiento y que se envió en el último lanzamiento.

“Confío en que no causaremos ningún impacto en absoluto en los descubrimientos astronómicos, cero”, dijo Elon Musk, cofundador de Space X,  empresa estadounidense de transporte aeroespacial. “Esa es mi predicción; tomaremos acciones correctivas si está por encima de cero”, prometió. El empresario, conocido también por su rol al frente del fabricante de autos eléctricos Tesla, dijo que el reflejo provocado por los satélites se debió a que estaban “girando” en ascenso hacia su órbita, pero que una vez que alcanzaran su trayectoria definitiva el problema desaparecería.

RECUPERAR EL FALCON 9

La etapa de refuerzo del Falcon 9 utilizado ya había volado en dos misiones anteriores. Esta vez también pudo recuperarse, tras aterrizar nuevamente en el barco de la compañía del Océano Atlántico. La capacidad de SpaceX para recuperar sus impulsores Falcon 9 es bastante eficaz: han tenido éxito 48 de las 56 veces que se ha intentado el aterrizaje.

Además, en el lanzamiento de este miércoles se intentó recuperar las dos mitades de la cubierta protectora que protege la carga útil durante el lanzamiento del cohete. Esos regresan a la Tierra una vez que el vehículo de lanzamiento llega al espacio, y SpaceX está tratando de atraparlos usando dos barcos equipados con grandes redes. Atraparlos a medida que descienden ayudados por paracaídas podría potencialmente ahorrarle a SpaceX hasta 6 millones de dólares por lanzamiento, al poder reutilizar esta parte del cohete.