Isaac Asimov y Carl Sagan.

La amistad o enemistad entre algunas de las personalidades de la ciencia es bien sabida, pero el caso de Isaac Asimov y Carl Sagan dejó un documento histórico desvelado en el libro Suyo, Isaac Asimov: Una vida en cartas” (1995), editado por el hermano de Asimov, Stanley Asimov.

yours, Isaac Asimov - Búsqueda de Google

Isaac Asimov. Yours, Isaac Asimov: A Lifetime of Letters. Stanley Asimov (ed.). Doubleday, 1995.

En las cartas de admiración de Isaac Asimov a Carl Sagan, se puede comprobar el respeto que tenía el autor de ciencia ficción por el joven científico. Una admiración que, por supuesto, era recíproca.

La historia nos ha relatado muchas historias acerca de la admiración que se han tenido las figuras más extraordinarias de la historia entre sí. Esta admiración no siempre es desvelada, y mucho menos cuando se trata de una persona mayor a otra menor. Sin embargo, Isaac Asimov, autor de hitos de la ciencia ficción como ser la saga “Fundación”, “Yo, Robot”, “El hombre bicentenario”, “El fin de la eternidad” y más de cuatro decenas más de apasionantes historias, conoció a Carl Sagan a través de las lecturas que hacía de este.

Una de las primeras frases que nos llaman la atención acerca de esta relación es la idea que tenía Isaac Asimov de Carl Sagan antes de conocerlo:

Yo me lo imaginé como una persona entrada en años (el estereotipo del astrónomo con su telescopio), sin embargo me encontré con que era un hombre joven y elegante, de 27 años de edad; alto, moreno, elocuente y absoluta e increíblemente inteligente.

La admiración de Isaac Asimov por Carl Sagan - NeoTeo

El libro, “Yours, Isaac Asimov: A lifetime in Letters”,  tiene entradas increíbles sobre la relación entre estos dos genios. Por ejemplo, en una carta que Asimov le envió a un amigo en 1966, esto escribía sobre Sagan:

Sagan ha leído la mitad de mi libro sobre el universo y ha encontrado un error fundamental. En mi traducción de las teorías de Eddington sobre la estructura estelar, hablé de la presión de la radiación. Al parecer, no tenía que haberlo hecho. Afortunadamente, sólo significa corregir una frase aquí y allá.

Pero esto es para lo que necesito a Sagan. Cualquier cosa que él no encuentre, no está ahí para ser descubierta. Si sólo fuera él un poco más rápido al respecto… Yo le dije que me di cuenta de que él estaba muy ocupado, demasiado, pero luego añadí con mi marca de ingenuidad: “Pero entonces, ¿cuál es su trabajo en comparación con el mío?”

Y él dijo: “Usted lo dice que de tal manera que puedo tomarlo como una broma. Pero usted lo dice realmente en serio, ¿verdad?”

Así que hice lo mejor de ello. Le dije: “Sí, así es.”

Un tipo muy inteligente, ese Sagan.

En 1971, ambos se reunieron y junto a Ray Bradbury, Arthur C. Clarke y el editor de ciencia del The New York Times, hablaron sobre Marte y la Mente Humana en un documento literario obligatorio.

Mars and the Mind of Man: Carl Sagan, Ray Bradbury and Arthur C. Clarke in Conversation, 1971

Dos años más tarde, Asimov no pudo resistirse otra vez y le escribió:

Acabo de terminar “La conexión cósmica” (un libro de Sagan) y me encantó cada palabra que leí. Usted es mi idea de un buen escritor, porque tiene un estilo natural y artificialmente desafectado, cuando leo lo que escribe, le oigo hablar. Una cosa sobre el libro me puso nervioso. Y es que es demasiado obvio que usted es más inteligente que yo: Odio eso.

La admiración de Asimov hacia Sagan tuvo otra demostración en 1985, cuando el primero escribió:

Acabo de escuchar su charla sobre el invierno nuclear en la transmisión pública. Estoy tan orgulloso de usted, que casi me quiebro con ello. Fue sin duda el mejor y más sano discurso que podía imaginar sobre el tema. Me complace mucho ver que yo estaba de su lado en cada frase de su charla.


Sin lugar a dudas, toda una manifestación de admiración de Isaac Asimov a Carl Sagan, que siempre fue compartida por el astrónomo. Dos hombres que de diferente manera pero compartiendo un tópico y una curiosidad, formaron parte de las historia de la ciencia y la difusión popular de la misma.

Cuestionando la existencia del dibarión superpesado. ¿Tendría el dibarión pesado plomo en el ala?

Físicos de la Universidad de Salamanca resuelven el problema de seis cuerpos cuestionando la existencia del dibarión superpesado.

Físicos de la Universidad de Salamanca resuelven el problema de seis cuerpos cuestionando la existencia del dibarión superpesado | Sala de Prensa

El estudio aborda aspectos básicos de la interacción fuerte, uno de los problemas más complejos, largamente estudiados y todavía no resueltos de la Física Nuclear y de Partículas. 

Jean-Marc Richard, Alfredo Valcarce, and Javier Vijande. Very Heavy Flavored Dibaryons. EN Phys. Rev. Lett. 124, 212001 – Published 27 May 2020

DESCARGAR PDF

Alfredo Valcarce, catedrático de Física Nuclear y de Partículas de la Universidad de Salamanca, en colaboración con sus colegas investigadores Jean-Marc Richard, reconocido científico y profesor emérito de la Universidad de Lyon, y Javier Vijande, catedrático de la Universidad de Valencia y antiguo alumno de la USAL, acaba de publicar nuevos avances sobre uno de los aspectos más interesantes de la Física en la actualidad que aborda la posible existencia de materia hadrónica estable formada por quarks muy pesados.

Physical Review Letters, una de las revistas más prestigiosas del campo de la Física de Partículas, recoge la investigación conjunta en la que los físicos de las universidades españolas y francesa contribuyen a esclarecer aspectos básicos de la interacción fuerte, uno de los problemas más complejos, largamente estudiados y todavía no resueltos de la Física Nuclear y de Partículas.

En el trabajo, los científicos han resuelto el problema de seis cuerpos con interacciones realistas que permiten describir los estados más ligeros como el protón y el neutrón. Se trata de “técnicas numéricas muy complejas con una gran dificultad teórica añadida” consecuencia de problemas de teoría de grupos e identidad de partículas, cuyo desarrollo “ha sido el fruto de un trabajo conjunto durante muchos años y que es accesible a muy pocos grupos de investigación en el mundo”, explica Alfredo Valcarce a Comunicación USAL.

La investigación, con soluciones exactas del problema de seis cuerpos en el límite de quarks pesados, es “un paso importante para acotar las soluciones de la teoría en el sector de quarks ligeros y, por tanto, avanzar en uno de los desafíos más importantes de la Física Nuclear y de Partículas en el siglo XXI, mejorar nuestro conocimiento de la interacción fuerte”, subraya el catedrático de la USAL.

En este sentido, y en palabras del científico, “no se debe olvidar, que más allá del puro conocimiento teórico, estamos hablando de progresar en el conocimiento de la teoría básica, fundamental en procesos tan relevantes como la obtención de energía a través de fisión o fusión”, o incluso el desarrollo de “tratamientos médicos avanzados en la lucha contra otra de las grandes pandemias de la humanidad, el cáncer”.

Protones, neutrones y quarks

Los constituyentes de los núcleos, protones y neutrones, están formados por entidades fundamentales que reciben el nombre de quarks. Los quarks solo aparecen en la naturaleza en agregados de tres partículas (barión) o partícula-antipartícula (mesón). Sin embargo, la teoría básica de la interacción fuerte, la Cromodinámica Cuántica (QCD), permite la existencia de agregados con un mayor número de quarks siempre que sean un múltiplo entero o combinación de las estructuras anteriores.

Así, podrían existir, por ejemplo, agregados de seis quarks, dibariones, de dos quarks y dos antiquarks, tetraquarks, o de cuatro quarks y un antiquark, pentaquarks. Estas estructuras reciben de forma genérica el nombre de multiquarks y su posible estabilidad -en lenguaje técnico se habla de que puedan estar ligados- se ha debatido durante décadas en la comunidad de la interacción fuerte.

(20) Universidad de Salamanca en Twitter: "Físicos de la Universidad de Salamanca resuelven el problema de seis cuerpos cuestionando la existencia del dibarión superpesado. 👉https://t.co/Lrc7orGJlo https://t.co/VcobFEia41" / Twitter

En la naturaleza hay seis tipos distintos de quarks. El mundo que observamos está formado únicamente por los quarks más ligeros, que conocemos como up (u) y down (d). Los otros tipos, con nombres tan curiosos como strange (s), charm (c), bottom (b) y top (t), son más pesados y se transforman de forma espontánea en los más ligeros. En la actualidad estos quarks más pesados se pueden producir de forma sencilla a través de colisiones de partículas en grandes aceleradores, como es el LHC en Europa, Belle en Japón o RHIC en USA, entre otros.

Origen del trabajo

Recientemente el LHC confirmó la existencia de bariones con dos quarks pesados, charm, y uno ligero, up. El resultado se publicó en Physical Review Letters, con una referencia explícita a los trabajos teóricos del grupo de Valcarce, Richard y Vijande, 10.1140/epja/i2008-10616-4, en los que se había calculado la masa de dicho estado, entre otros bariones pesados. La existencia de agregados con quarks pesados y una vida media larga ha llevado a un intenso trabajo teórico en el estudio de otros agregados conteniendo dichos quarks pesados y, además, dio origen a la pregunta que se contesta en el trabajo conjunto recién publicado: ¿Forman un estado ligado un sistema de tres quarks charm y tres quarks bottom, el llamado dibarión superpesado bbbccc, o se fragmenta de forma espontánea en un barión con tres quarks charm y otro barión con tres quarks bottom?

La teoría básica de la interacción fuerte, la Cromodinámica Cuántica, es muy difícil de resolver, de hecho, a día de hoy no hay soluciones exactas salvo en determinados límites. La solución se hace más accesible en el límite en el que los quarks tienen masas muy grandes, como sería el caso del dibarión superpesado. Un trabajo reciente basado en soluciones discretas de la QCD, 10.1103/Physrevlett.123.162003, ha sugerido que el dibarión superpesado bbbccc está ligado.

En el estudio en colaboración entre la Universidad de Lyon (Francia) y las universidades de Salamanca y Valencia se ha resuelto el problema de seis cuerpos con interacciones realistas que permiten describir los estados más ligeros como el protón y el neutrón. El resultado lleva a los científicos Richard, Valcarce y Vijande a la conclusión contraria a los cálculos discretos de QCD, la inestabilidad del dibarión superpesado. Cuando todos los constituyentes son muy pesados, no se gana energía por fusionar dos bariones en un dibarión.

Una de las consecuencias generales que se extrae del trabajo es “la dificultad de formar estructuras multiquark estables incluso cuando contienen quarks pesados. Muchas de las aproximaciones actuales a la QCD predicen todo un zoo de multiquarks estables que las soluciones rigurosas de la teoría no sostienen”, apunta Valcarce. De hecho, los trabajos más serios concluyen la dificultad de la estabilidad de estos estados exóticos, que solo existirían “en configuraciones muy específicas, con una mezcla muy particular de quarks pesados y quarks ligeros, como hemos publicado recientemente en otros trabajos teóricos, 10.1103/PhysRevC.97.035211”, concluye el físico de la Universidad de Salamanca.

Los resultados de este trabajo han sido resaltados en la web del Institut de Physique des 2 Infinis de Lyon,


Fuente: Sala de prensa USAL

Maria Skłodowska-Curie: el obstinado auto-sacrificio de un genio

Maria Skłodowska-Curie the Obstinate Self-sacrifice of a Genius - Búsqueda de Google

Maria Skłodowska-Curie : piękno niezłomnego poświęcenia = Maria SkłodowskaCurie : the Obstinate Self-sacrifice of a Genius. Luigi Dei (ed). – Firenze University Press, 2018.
(Libere carte ; 10). e-ISBN 978-88-6453-721-4 .

ACCEDER AL PDF (en ruso e inglés)

Una de las mejores y más adecuadas definiciones que pueden aplicarse a la científica polaca Maria Skłodowska -Curie,  es la del científico francés Georges-Louis Leclerc: “una gran aptitud para la paciencia” que nos revela la “belleza de su obstinada abnegación”. Estas últimas palabras fueron pronunciadas por el premio Nobel Pierre Gilles de Gennes en la ceremonia de traslado de los restos de María al Panteón. Y es precisamente esta “obstinada abnegación” del genio que emerge como un leitmotiv que recorre la intrigante aventura de su intensa, torturada y extraordinaria vida.

Maria Skłodowska-Curie - Búsqueda de Google
Maria Salomea Skłodowska-Curie,​ más conocida como Marie Curie​ (Varsovia, 7 de noviembre de 1867-Passy, 4 de julio de 1934)

La fuerza de carácter de Marie Curie, la paciencia y su obstinado auto-sacrificio lo refleja en una carta donde dice: “He pasado por momentos muy duros y lo único que alivia el recuerdo de los mismos es que, a pesar de todo, he salido adelante con honestidad y con la cabeza bien alta.” Más enfáticamente también escribió, “Primer principio: nunca dejarse abatir por las personas o por los acontecimientos”.

El físico que trajo orden al “caótico zoológico” de partículas subatómicas.

En 1961, el científico estadounidense Murray Gell-Mann y el físico israelí Yuval Neeman propusieron de forma simultánea pero independiente un sistema de clasificación de las partículas elementales pesadas descubiertas poco antes, formulando la Teoría del Camino Óctuple que organiza las partículas subatómicas bariones y mesones en octetos. Como consecuencia de dicha teoría, Gell-Mann predijo la existencia de una nueva partícula, que denominó omega negativa y que fue descubierta en 1964.

La teoría de Gell-Mann aportó orden al caos que surgió al descubrirse cerca de 100 partículas en el interior del núcleo atómico. Esas partículas, además de los protones y neutrones, estaban formadas por otras partículas elementales que se mantienen unidas gracias al intercambio de gluones.

Gell-Mann las denominó quarks, recordando la frase “Three quarks for Muster Mark”, que aparece en el libro Finnegans Wake de James Joyce.

Junto con otros investigadores Gell-Mann construyó la teoría cuántica de quarks y gluones, llamada cromodinámica cuántica. En 1963, de forma independiente Murray y George Zweig presentaron la teoría del quark y supusieron que los quarks, que transportan cargas eléctricas fraccionarias, eran componentes de la materia aún más pequeños que las partículas elementales.

El quark y el jaguar. Aventuras en lo simple y lo complejo - Búsqueda de Google

Gell-Mann era un gran físico, pero en realidad era un sabio cuyo interés abarcaba todos los campos del conocimiento. Así lo acaba de reconocer en un comunicado el Instituto de Santa Fe, quien subrayó del investigador que, pese a su contribución a la física, siempre quiso comprender «la cadena de relaciones» que conectan las leyes universales de la física con sistemas complejos como la economía y la cultura humana. De hecho, en su obra El quark y el jaguar. Aventuras en lo simple y lo complejo, [DESCARGAR AQUI] publicada en 1994, abordaba desde lo más simple y pequeño de la materia hasta el mecanismo vital de los mamíferos.

Murray, una leyenda viviente de la física contemporánea, era conocido como “el hombre de los cinco cerebros”. No en vano fue un niño prodigio, un auténtico superdotado. A los 15 años se matriculó en la Universidad de Yale y con 21 ya era doctor en el Instituto Tecnológico de Massachussettss, el mítico MIT. Hablaba 13 idiomas de forma fluida y ha investigado en temas tan diversos como arqueología, ornitología, psicología, literatura, historia, evolución de los idiomas, teoría de la complejidad y, por supuesto, muchas ramas de la física teórica.

Historia de la química : homenaje a António Amorim da Costa

Sementes de ciência: livro de homenagem a António Marinho Amorim da Costa - Búsqueda de Google

Formosinho, Sebastião J. ;  Burrows, Hugh D. (ed. lit). Sementes de Ciência: livro de homenagem António Marinho Amorim da Costa. [2011] Imprensa da Universidade de Coimbra. 232 p.

ACCEDER AL LIBRO

António Amorim da Costa - Búsqueda de Google
António Amorim da Costa

En reconocimiento de las importantes contribuciones de António Amorim da Costa a la historia de la ciencia, los diversos capítulos de este libro de sus amigos y colegas abarcan temas relacionados con la historia de la química, la alquimia, el período del flogisto (s. XVIII), la química neumática y, más recientemente, la historia de la química cuántica y la mecánica estadística, haciendo especial hincapié en el desarrollo histórico de la química en Portugal y el Brasil.
Sin embargo, la química no se desarrolló de forma aislada, y las contribuciones a este libro también tocan áreas vecinas, como la electricidad, la medicina, la óptica y la mineralogía. Tampoco tratan exclusivamente de hechos; también se estudian personas como el ingeniero luso-brasileño del siglo XVIII José Fernandes Pinto Alpoim, y el químico portugués del siglo XIX de la Universidad de Coimbra, Thomé Rodrigues Sobral, y muchos más.

Se espera que estas “piezas” de la historia de la ciencia enriquezcan nuestra comprensión del campo y reconozcan las contribuciones hechas por António Amorim da Costa a esta área.